Dale Watson - The Sun Sessions (2011)

Pin it
Dale Watson - The Sun Sessions (2011) - 4.5 out of 5 based on 4 votes

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 

Son curiosas las circunstancias que llevaron a Dale Watson a grabar este álbum en el mítico estudio Sun de Memphis, el mismo lugar donde el productor Sam Phillips cambió la música merced a los por entonces novatos Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Johnny Cash o Carl Perkins (sólo por citar unos pocos nombres del increíble elenco de artistas que reunió). Watson tenía prevista una actuación en Memphis que finalmente fue anulada. Ya de camino, llamó al estudio Sun, y la fortuna quiso que estuviera desocupado. Y digo fortuna porque gracias a esas circunstancias puedo disfrutar del magnífico resultado de las mismas sonando en casa.

Dale Watson ya había grabado unos años antes un disco de homenaje a Elvis, al que tituló Dalevis, en el mismo lugar. Sin embargo en The Sun Sessions es el eco de Johnny Cash y su Boom-Chicka-Boom el que late con más fuerza. También en 2007 se podía escuchar ese eco en el estupendo álbum de Watson From the Cradle to the Grave. Pero aquí, solamente acompañado por los Texas Two (Chris Crepps, contrabajo, y Mike Bernal, percusión) un guiño a los Tennesse Two que lo hacían con Johnny Cash, nos encontramos con una actualización del descarnado estilo del Hombre de Negro cuando arrancaba su carrera.

Es impresionante como Dale Watson, sin caer jamás en lo que podría quedarse en un simple y triste intento de imitación (en lo que tantos otros se han quedado), utiliza su potente voz de barítono, reforzada por el eco que genera el pequeño estudio y principal encanto del mismo, para tender puentes hacia Cash con una naturalidad pasmosa que no está forzada en ningún caso.

Claro que esos puentes no están sólo en la interpretación, pues aquí no hay versiones. Los catorce cortes están firmados por nuestro protagonista, que lleva su homenaje hasta los temas que gustaba tratar al propio Cash, como los trenes (“Gothenburg Train”), la religión con un giro reivindicativo (“The Hand of Jesus”) o el simple grito de libertad de “Lord I’m Free”. No falta el buen humor, basta escuchar la alegre “My Baby Makes Me Gravy”, ya sabéis: la mejor manera de enamorar a un hombre es a través de su estómago. Ni renuncia a mantenerse cercano a su estilo más habitual en cortes como “Drive, Drive, Drive” (aunque la triple repetición del título haga pensar en el “Cry, Cry, Cry” de Cash) o “Big Daddy”, animado por unos coros que acentúan su estilo retro. Algo del espíritu de Elvis debió encontrar Watson flotando en el estudio y lo capturó en la balada “Her Love”.

Como para demostrar que el sonido que aquí es dominante ha estado presente en su música desde siempre, recupera de su álbum de 1999 People I’ve Known, Places I’ve Seen “Johnny at the Door” que, aunque esté dedicado al que fuera portero de un local de Austin, en este nuevo entorno cobra un nuevo significado muy especial. También encontramos con nuevo título, la oscura "Elbow Grease, Spackle And Pine-Sol”, una actualización de “Holes in the Wall” que se incluía en su álbum debut de 1995 Cheatin’ Heart Attack.

Son catorce cortes espectaculares en apenas treinta minutos, de los que prácticamente la mitad ni siquiera llegan a los dos minutos de duración. Ya se dice que en el bote pequeño está la buena confitura. Aquí la confitura no es que sea buena es que es excepcional, para paladares muy especiales y exigentes con los ingredientes y los procesos de producción naturales que, además, gusten de envoltorios vestidos de negro.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

0 #2 Rebel Yell 26-11-2011 05:54
Cito a marivis:
Sabía que serías el primero en comentar este disco, ja, ja,
Un gran cantante y un buen comentario...as usual...


Muchas gracias. DW es de los pocos que compro sus discos tal cual aparecen... siempre me gustan y siempre tienen algo que los hace diferente del anterior.

Este, como decía Texanti en el foro, quizá pueda ser más difícil de digerir para algunos. Lo cierto es que hay que ser muy aficionado a Johnny Cash (y a DW) para apreciar hasta qué punto es un trabajo espectacular.
+2 #1 marivis 22-11-2011 01:33
Sabía que serías el primero en comentar este disco, ja, ja, he visto los vídeos de algunas de las canciones, el de “My Baby Makes Me Gravy” es simpático.
En los frascos pequeños está el perfume pero tb el veneno, como dale W., ja, ja.
Un gran cantante y un buen comentario...as usual...

Ultimos comentarios