Ken Holloway - He Who Made the Rain (1995)

Pin it
Ken Holloway - He Who Made the Rain (1995) - 4.2 out of 5 based on 5 votes

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

 

 

Como aficionado a la música Country es imposible mantener un enfoque completo sobre la misma sin cruzarse con sus conexiones con la música religiosa, frecuentemente porque los propios intérpretes nunca pierden esa conexión. Ken Holloway es un ejemplo perfecto.

Holloway iba para estrella del Country, tocando en Honky Tonks mientras esperaba ser descubierto por un cazatalentos de alguna de las grandes compañías de Nashville. Pero escuchar a su mujer rezar por él, mientras ella creía que estaba dormido, y presenciar una pelea en uno de los locales en los que solía actuar le convenció de que su vida no estaba siguiendo el camino correcto. Durante dos años abandonó la música, se puso a estudiar teología y fue ordenado pastor. Cuando retomó su carrera musical no modificó ni un ápice un estilo que podría asimilarse perfectamente con el de Alan Jackson o Tracy Lawrence, pero sí cambiaba de mensaje con letras de contenido religioso, moralizante o enaltecedor de los valores familiares.

Consolidada la nueva dirección para su vida debuta discográficamente en 1995, lanzando dos álbumes en el mismo año, de los que He Who Made the Rain sería el segundo y en el que firma seis de los diez cortes con los que da testimonio de su conversión. Sin encontrar motivos para adaptarse a los parámetros Gospel se mantiene fiel a su estilo original. Así, en la magnífica balada “Don’t Wanna Go Alone” cuenta el momento en que escuchó la oración de su esposa y decidió cambiar su forma de vida, mientras en la animada “Hoedown”, superada su alocada vida nocturna, nos describe el Cielo como una fiesta de melodías con ‘twin fiddles’ y en el que los ángeles tocan ‘steel-guitars’. Dota al tema que da título al disco, “He Who Made the Rain”, de una enérgica interpretación que le sirve para poner de manifiesto la presencia de Dios a nuestro alrededor. Sin desfallecer en el buen nivel de los cortes hasta llegar al cierre con la alegre “I’m Still Holding On”, nos habremos encontrado por el camino con un par de invitadas femeninas: la para mí desconocida Shara Johnson le apoya en los coros de “Not Enough Amazing Grace” y la estrella consolidada Lari White que le acompaña en la delicada “I’m Not Gonna Fall to Pieces”.

Independientemente de la fe religiosa que profesen este disco va a encantar a los aficionados al Country que suena a Country. Porque a eso, y únicamente a eso, es a lo que suena.

Hoedown

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ultimos comentarios