Hank III - Rebel Whithin (2010)

Pin it
Hank III - Rebel Whithin (2010) - 4.0 out of 5 based on 7 votes

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

Hank IIITras editar Rebel Whithin, su quinto trabajo, Hank III por fin puede gritar a los cuatro vientos que se ha liberado de su contrato con Curb, con la que venía batallando prácticamente desde que firmó con la discográfica en 1996. Aunque él mismo ha declarado que no cree que Rebel Whithin supere al considerado su mejor disco Straight to Hell de 2006, no por eso deja de ser un magnífico trabajo, todavía más enraizado en el Country que sus dos precedentes, el citado Straight to Hell y Damn Right Rebel Proud (2008).

Encontramos algunas de sus ya conocidas salidas de tono (o pinceladas de su alter ego como salvaje rockero, y cuando digo salvaje quiero decir muy salvaje) en la canción que da título al álbum, “Rebel Whithin’”, que no pasaría de un animado corte de ritmo trotón si no se añadieran los gritados coros que la adornan. Para desmelenarse completamente en la desatada, con densa instrumentación y cantada con voz distorsionada “Tore it Up”, ¿dije que podía gritar que se había liberado de su contrato con Curb?, pues no se corta y termina la canción gritando algo así como “Maldita sea, Aleluya, alabad al jodido Señor. Después de catorce años soy finalmente jodidamente libre. Como diría Jeff Clayton de ANTiSEEN ¡¡Joderos todos vosotros!!” Si no queréis perderos lindezas como esta y otras parecidas, aseguraros de disponer de la copia del disco con la etiqueta Parental Advisory o corréis el riesgo de escuchar más pitidos que otra cosa. Por cierto, ANTiSEEN es una banda punk americana que lleva dando guerra desde los 80 y con la que Hank III ha colaborado en ocasiones. En otro orden de cosas en la sorprendente y apocalíptica “Karmageddon”, la única canción que no firma, canta a dos voces sobre el fatal e inevitable destino que está por llegar y acaba con sonidos que nos transportan a una batalla.

¿El resto del disco? Country sin concesiones, con aires montañeses/hillbilly en “Lookin’ for a Mountain” y “Moonshiner’s Life”, pero predomina el Honky Tonk en la estela de su ilustre abuelo como en “Drinkin’ Over Momma” (a dos ritmos),  “Drinkin’ Ain’t Hard” y “Lost in Oklahoma”. No ha perdido su fijación por el alcohol, aunque parece que empiezan a pesar los años (ya casi son cuarenta) y los excesos cuando canta “me gusta vivir a tope, pero parece que me estoy quedando sin gas” en “Gettin’ Drunk and Fallin’ Down”.

En realidad  la fijación no se queda sólo en el alcohol, pues pasarán ante nosotros más hierba, cocaína, heroína y cualquier otro alucinógeno que puedas imaginar que en la más extrema película de traficantes que puedas recordar. Algo que hace pensar que Hank III necesita seguir rehabilitación con urgencia. Aunque es consciente de lo que espera a quien sigue ese camino pues el baladón Honky Tonk “#5”, inusualmente alargado para el estilo hasta más allá de los seis minutos, es la dura historia autobiográfica sobre sus propias adicciones y nos dice “He visto morir a cuatro amigos a mi alrededor, / ahora me doy cuenta que el número cinco quizás pueda ser yo”. Un tono amargo muy presente a lo largo de todo el disco.

Se puede resumir Rebel Whithin citando al propio Hank III: “Cuanto más intento hacer lo correcto, simplemente parece equivocado, supongo que esa es la maldición por hacer realidad mis propias canciones”. Como sus aireados escándalos ponen de manifiesto lo que explica en sus canciones no es sólo una pose, es su vida, por muy desmesurada que nos pueda parecer y, como su abuelo, es sobre lo que canta.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Ultimos comentarios